Mucho se ha criticado la particular jugada de Hideo Kojima con el lanzamiento de Ground Zeroes. Para aquellos que no estén al tanto de lo acontecido, la cosa va de que Konami ha puesto a la venta lo que vendría a ser el prólogo de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, lanzando un ejemplar que ha suscitado cierto malestar por la aparente escasa duración de su propuesta jugable.

Sobra decir que, como buen juego del maestro Kojima, el regreso de Big Boss es esperado por propios y extraños como agua de mayo. Y para que llegue en su plenitud aún tendremos que esperar más de un año, siendo por ello este Ground Zeroes un caramelito que viene a paliar las ganas que tenemos de controlar al veterano Snake. El problema viene cuando se vende un producto a casi treinta euros y su modo central dura muy, pero que muy poco. Creo recordar que a mí me costó superar la historia sobre las dos horas la primera vez que jugué, y con práctica -muchísima práctica- hay quien es capaz de acabarse la misión en menos de cinco minutos… saltándose las cinemáticas, por supuesto.

Metal_Gear_Solid_Ground_Zeroes_1

Debo aclarar que para llegar a ese nivel no se puede hacer de otra manera que echándole horas y horas, hasta el punto de conocer a la perfección todos y cada uno de los recovecos que ofrece su estudiado andamiaje. Y es en el factor rejugabilidad donde reside el más importante de los valores de Ground Zeroes, exigiéndonos de manera grácil la mejora en la siguiente partida. Ya no solo se trata del hecho de que, por empatía, debemos emular lo mejor posible las maneras de Big Boss, sino que tras cada misión ejecutada tendremos todo tipo de estadísticas que nos incitan a luchar por la excelencia. Esto es algo extendible a las misiones extras que propone este Metal Gear Solid después de acabar con la campaña principal, situándonos en el mismo escenario para realizar los distintos encargos que nos ordenen.

Me ha gustado bastante el encontrarme con un Snake que se mueve de manera gloriosa. Mucho han aprendido en Kojima Productions de cara a ponerle más fáciles las cosas al protagonista en cuestiones de manejo, optimizándose el control para hacer lo de siempre de forma mucho más cómoda y ágil. Puede que Sam Fisher haya ayudado al respecto, ya que controlar al nuevo Big Boss me ha recordado bastante al sobresaliente Splinter Cell Blacklist. También han salido voces críticas al respecto, aludiendo que se ha “casualizado” la mecánica de juego… pero nada más lejos de la realidad. Hacer más agradable el control de un personaje no tiene por qué implicar nada negativo. ¿Recordáis el clásico tedio de elegir armamento en los antiguos Metal Gear Solid? Aquí es algo que se hace rapidísimo y de forma muy intuitiva. ¿Es mejor un juego por hacerte navegar a lo largo de unos torpes menús en lugar de promover el ir directos al grano y, con ello, seguir jugando con normalidad?

Metal_Gear_Solid_Ground_Zeroes_4

Siguiendo con el empaque, nos encontramos con un producto que, lejos de ser una “demo” (palabra muy utilizada últimamente para definir a Ground Zeroes), ofrece bastantes horas de entretenimiento, detalle que se complementa a la perfección con la ya clásica grandiosidad de Hideo Kojima a la hora de narrar la historia de Metal Gear. Desde la introducción hasta el mismísimo final la trama es capaz de ponerlos los bellos de punta; algo a lo que ayuda no solo el perfecto manejo de personajes y situaciones del que hace gala la batuta del jefazo de Kojima Productions, sino también por la asombrosa puesta en escena (atentos a la increíble iluminación) que propicia tanto el Fox Engine ─tengas el sistema que tengas─ como el nivelazo de los artistas del estudio.

Pienso que se está tratando con demasiada dureza la decisión de poner a la venta un producto tan particular como Ground Zeroes. Es lícito poner en tela de juicio las intenciones de una Konami que por vez primera se ve en la necesidad de lanzar algo así. Dudo mucho que sea por la mera necesidad económica, y apuesto más por el hecho de acompañar al lanzamiento de PlayStation 4 en Japón de una producción nipona de la categoría de Metal Gear Solid. En este sentido, las ganas de los fans de paladear aunque sea un ápice de las desventuras de Snake y compañía -nada extraño después de los espectaculares trailers- redondean una decisión de mercado ciertamente oportuna.

Metal_Gear_Solid_Ground_Zeroes_6

Por lo demás, remato el presente texto diciendo que a Ground Zeroes le he echado más horas de juego que a muchos bombazos “completos” de nuevo cuño. Y aparte… ¿por qué está bien que (por poner un ejemplo concreto) una empresa como Telltale Games venda todos sus juegos de manera episódica, mientras que si lo hace Konami con Metal Gear Solid V está mal? Ahí lo dejo, para terminar diciendo que, después de lo visto, cada vez está más claro que lo que se nos avecina con The Phantom Pain puede ser de lo más grande que veamos en mucho, muchísimo tiempo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here