Lo de Guilty Gear en España ─y en occidente en general─ es algo verdaderamente lamentable. Y ni mucho menos lo digo por la calidad de los juegos, sino por el hecho de que, precisamente por sus propios méritos, lo justo debería ser el que su nombre se situara muy por encima de otras franquicias del mismo género. Un buen ejemplo de ello es este Guilty Gear Xrd que nos llega ahora nuevamente revisado, en lo que podríamos definir como una nueva iteración que redondea lo ya presentado. Sin echar pestes sobre Street Fighter V, Mortal Kombat X o Injustice 2 (porque en absoluto lo merecerían, por supuesto), se podría afirmar sin que me temblara el pulso al teclearlo que este Guilty Gear Xrd REV 2 es, como juego de lucha, un ejemplar que los supera con cierta holgura.

Desde que la saga creada por Daisuke Ishiwatari debutara en PlayStation aquel 14 de mayo de 1998 (dos años después en tierras europeas), han sido muchísimas las entregas, actualizaciones y spin-offs varios que han ido apareciendo en estas casi dos décadas de lanzamientos. Hace justo doce meses que Guilty Gear Xrd –Revelator- hizo acto de aparición en PlayStation 3, PlayStation 4 y PC (en 2015 se estrenó en los salones recreativos), retratando uno de los juegos de lucha más elegantes y contundentes del momento. Seguía la trama presentada en Guilty Gear 2: Overture, y plasmaba la clásica acción one vs one sustituyendo los sprites de toda la vida por unos gráficos tridimensionales cuyo cel-shading le otorgaba al conjunto un look anime a todas luces sensacional. Y ahora llega un update (al precio de 19.90€) que también se puede adquirir como producto completo de manera independiente y que conforma lo que bien podría definirse como uno de los versus más potentes de esta generación.

El funcionamiento de Guilty Gear Xrd es sobre el papel de lo más clásico. Cinco son las acciones básicas que harán de nuestro personaje una máquina de repartir tollinas: patada, puñetazo, tajo (slash) normal, tajo fuerte y el “dust”, haciendo este último movimiento que lancemos al aire al rival para poder seguir dándole algún guantazo que otro. Hay más movimientos que podremos ejecutar y que serán indispensables para sobrevivir a los frenéticos combates de Guilty Gear Xrd, como el salto doble, los dash, los agarres, los bloqueos en tierra y en el aire… Pero Arc System Works añade sus ya famosas capas de profundidad y hacen que dominar cualquier personaje de su juego no sea moco de pavo, con multitud de movimientos, respuestas y cancelaciones que se suman a los espectaculares ─y no demasiado complicados─ combos.

En definitiva, Guilty Gear Xrd REV 2 ─y sus anteriores iteraciones─ es un tecniquísimo one vs one idóneo para los amantes del género que no se conformen con un juego de lucha apto para neófitos. Bien es cierto que los distintos modos de juego confieren el que cualquier usuario pueda adaptarse poco a poco a la profundidad de su mecánica (como el sistema “Stylish”, que posibilita el realizar combos y especiales de manera muy simple), y como no podría ser de otra manera, otorga la posibilidad de que propios y extraños disfruten de su remarcable metodología lúdica. Esto es así debido a un factor lúdico estudiado hasta la médula, y que permite no pocas satisfacciones con una curva de dificultad definida en gran medida por el propio aprendizaje del jugador. Al final, hasta el más escéptico terminará dominando conceptos como los devastadores “overdrive”, los imprescindibles “roman cancel” o, como último recurso (o como chulería máxima) los “instant kills”.

El plantel de luchadores supera para la ocasión la veintena: Sol Badguy, Ky Kiske, Millia Rage, Zato-1/Eddie, May, Potemkin, Chipp Zanuff, Venom, Ramlethal Valentine, Axl Low, I-No, Faust, Slayer, Bedman, Sin Kiske, Elphelt Valentine, Leo Whitefang, Jack-O’ Valentine, Johnny, Jam Kuradoberi, Raven, Dizzy y Kum Haehyun, a los que se suman en esta revisión Answer y Baiken. Esta última regresa por fin a la saga, con técnicas de nuevo cuño. Por su parte, Answer, que se dejó ver en Guilty Gear Xrd –Sign- (que no jugar), y es un ninja cuyas galas parecen más bien la de un oficinista. Así, en conjunto se redondea la que asumimos será la plantilla definitiva de Guilty Gear Xrd después de -Sign- y Guilty Gear Xrd -Revelator-, equilibrando de paso a los viejos personajes, algunos de ellos con nuevos movimientos.

Hay que destacar un modo historia narrado al más puro estilo anime. No existe interactividad alguna, pero es bastante disfrutable a poco que te gusten las idas de olla niponas. A este respecto, Guilty Gear Xrd REV 2 incorpora episodios para los ya mentados Answer y Baiken, además de hacer lo propio con Jam Kuradoberi, Dizzy, Raven y Kum Haehyun. Todo esto es genial para seguir conociendo el apasionante trasfondo que tiene tras de sí esta ya longeva saga, si bien terminará pasando a un segundo plano al entrar en liza en modo online, que continua soportando juego cruzado entre usuarios de PlayStation 3 y PS4. Y aparte el poder amasar dinero virtual para desbloquear galerías de arte, voces, las sensacionales músicas de los anteriores Guilty Gear… así hasta unas trescientas piezas extra.

Quizás lo que os pueda decir por aquí os sonará a poco en términos de comprender por qué este Guilty Gear Xrd REV 2 es tan bueno. Es complicado plasmarlo en palabras, sobre todo si no se conoce la saga o se viene de fuera de los entornos del one vs one. Pero lo cierto es que el último trabajo de Arc System Works es poco menos que imprescindible, argumento que puede ser igualmente válido si se ha disfrutado tanto de –Sign- como de –Revelator-. Estos usuarios sabrán apreciar la calidad de un juego de lucha que no tiene remilgo alguno a la hora de mirar a Street Fighter V, Killer Instinct, Injustice 2 o Tekken 7. Así de claro.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here