No Man’s Sky, el juego de exploración espacial de Hello Games, se puso a la venta hace justo un año para PS4 y compatibles PC, en lo que era sin ningún lugar a dudas fue un lanzamiento muy singular que no dejó indiferente a nadie. Con una premisa ciertamente innovadora e impactante, No Man’s Sky no acabó de cuajar demasiado porque quedaba claro que, al acumular horas de juego, le faltaban elementos, si bien hay que decir en favor de sus desarrolladores que no dejaron a su suerte el proyecto. Se ha ido sacando actualizaciones gratuitas que han mejorado muchísimo la experiencia, hasta el punto de que el juego ha cambiado sobremanera. Y en este artículo vamos a ver exactamente en qué ha cambiado y qué novedades aporta cada expansión.

Uno de los problemas que tenía No Man’s Sky es que, al cabo de llevar muchas horas jugando, se llegaba a un punto que realmente no existía ninguna motivación para seguir avanzando o explorando. Si ya tenemos toda la tecnología, una nave con 48 bloques, tenemos todos los logros al máximo… ¿para qué seguir? De hecho, lo más gracioso es que casi todo en el juego se podía hacer en el mismo planeta o sistema. Uno de los grandes cambios del actual No Man’s Sky es que “obliga” al usuario a moverse más y explorar otro sistemas para conseguirlo todo. ¿Cómo han modificado este sistema? Pues aplicando unos cambios bastante lógicos:

  • Ahora es mucho más difícil encontrar un plano de tecnología; en lugar de eso, lo que antes nos daba planos ahora nos reporta un elemento llamado nanites que podremos canjear en cada estación espacial por ciertos planos. Cada estación de cada sistema tiene sus planos de tecnología específicos, por lo cual, si queremos ir mejorando nuestra nave y exotraje, habrá que curvar muchas veces.
  • Hay ciertos elementos necesarios para cumplir ciertas quests que solo crecen en determinados planetas o sistemas. ¿Necesitamos, por ejemplo, 50 del elemento rigogeno? Pues toca buscar un planeta de bioma oceánico y explorar los fondos abisales buscando el preciado elemento.
  • Las naves y multiherramientas aparte de los slots y el diseño tienen sus atributos y clases. Para encontrar mejores clases tendremos que viajar a diferentes sistemas y hablar con todo el mundo ofreciendo ayuda.

De esta forma, No Man’s Sky “obliga” al jugador que quiera mejorar su equipamiento a moverse por la galaxia. Ya no solamente está el camino del atlas; ahora, simplemente para poder mejorar, vamos a tener que explorar sí o sí. Por supuesto, esta tarea es mucho más asequible con la mayoría de bugs solucionados. Y, aparte de estos cambios jugables, Hello Games ha incorporado tres grandes novedades en No Man’s Sky con los parches que han ido sacando a la luz.

Parche “Foundation”

En la versión original de No Man’s Sky daba mucha pena marcharse de ciertos planetas porque su paisaje era muy bello… o muy alienígena. Se echaba de menos la posibilidad de tener tu propia base de operaciones, o simplemente reclamar un planeta como tu hogar. Con el primer parche grande se soluciona esto… y de una forma enorme. No se trata solamente de adquirir una base y construirla a nuestro gusto; también expande muchísimo el abanico de sidequests disponibles, y ofrece más variedad en el crafteo y en lo concerniente a las posibilidades de conseguir millones de créditos. Si lo deseamos, podemos compartir nuestra base en el online y dejar mensajes para otros jugadores que la descubran.

Cuando tomamos posesión de la base en un planeta, podemos usar los recursos para ir expandiéndola con salas, elementos decorativos, almacenes, etc. Y lo más importante: los terminales de especialista que nos permite contratar a trabajadores específicos en las estaciones para nuestras bases. Estos empleados son constructores, especialistas en armas, científicos y agricultores. Cada uno de ellos nos darán una serie de misiones y nos recompensarán con nuevos elementos para craftear. Podemos tener nuestros campos de agricultura para plantar y recoger diferentes elementos que no crecen en nuestro planeta.

En este punto es importante decir que otro de los grandes añadidos de estas expansiones es la inclusión de diferentes modos de juego. Tenemos el modo normal, que es la misma experiencia; el modo supervivencia, con mayores peligros; el modo muerte definitiva, donde si mueres hay que empezar de 0; y finalmente, el modo creativo, que nos permite hacer y construir lo que queramos sin que se gasten los recursos. Obviamente, este último modo es el adecuado para los que quieran experimentar diseñando bases o tener una experiencia mucho más relajada (claro está, los trofeos/logros quedan desactivados).

En esta expansión también se incluye la opción de comprar una fragata espacial, ese tipo de naves enormes que a veces vemos en el espacio de No Man’s Sky. Si tenemos los créditos suficientes (muchos millones), podemos adquirir esta fortaleza espacial, que nos permitirá guardar muchos recursos, albergar varias naves de combate en su hangar… y todo ello con cierto grado de personalización en los interiores. Dicha fragata nos seguirá allá donde estemos, por lo que es una gran ayuda a la hora de explorar la galaxia. Y para que engañarnos, la idea de ser los capitanes de una nave enorme surcando el espacio sideral es impresionante.

Parche “Pathfinder”

La segunda gran actualización de No Man’s Sky sirve para incorporar más mejoras, nueva armas y, lo más importante, las exonaves. Se trata de unos vehículos que nos sirven para explorar los planetas sobre ruedas, con lo que se gana muchísimo tiempo y, además, es muy divertido. Estas exonaves funcionan a modo de complemento de las bases, y para conseguir toda la tecnología relacionada tendremos que cumplir una serie de quests en el planeta donde tengamos la base.

A lo largo de esta sidequest, podemos desbloquear tres tipos de vehículos:

  • Un buggie espacial, que con sus cuatro ruedas y el turbo es la mejor opción para explorar planetas con muchos cañones, pendientes y demás accidentes geográficos. De hecho, para mí es el mejor vehículo de los tres posibles, y equipado con toda la tecnología es extremadamente útil.
  • Un hovercraft espacial que es muy rápido, flota en la superficie y, como punto negativo, es el que tiene menos inventario. O sea, que no es el más ideal para instalar tecnología o farmear recursos.
  • Un camión tanque espacial que, a pesar de su imponente aspecto, es el más lento de los tres vehículos disponibles. Con todo, es el que tiene más capacidad de inventario. O sea, que si vamos a farmear, es la mejor opción.

Los tres vehículos se pueden equipar con diferentes tecnologías para disparar, farmear, turbo y, seguramente la más útil de todas, un escáner muy potente que nos posibilita encontrar depósitos, instalaciones y las preciadas cápsulas de expulsión que nos permite aumentar el inventario de nuestro traje. Con un vehículo se consigue acelerar la exploración de los puntos interesantes de un planeta, y además, si se queda atascado, podemos “invocarlo” de nuevo en otra posición y salir del atolladero. También con esta expansión podemos crear carreras personalizadas y compartirlas con otros usuarios. ¿Tenemos un planeta con una zona muy específica ideal para una carrera? Pues podemos compartirla con otros jugadores que lleguen a nuestro planeta.

Parche “Atlas Rises”

Y llegamos al último parche hasta la fecha, el parche que ha cambiado completamente No Man’s Sky añadiendo un buen puñado de novedades y alterando muchas cosas. Pero antes de hablar de este parche es importante destacar que, meses antes de lanzar está actualización, Hello Games lanzó en internet un ARG llamado Waking Titan que ahonda en el lore y orígenes del universo de No Man’s Sky, concluyendo con el lanzamiento de este parche.

Siguiendo la historia plasmada en el ARG y lo que afecta a No Man’s Sky, este nuevo parche nos presenta una nueva historia a seguir, que aporta todavía más lore y una serie de misiones donde tendremos que lidiar con muchos elementos. Esta sidequest añade unas 30 horas aproximadamente de juego. Por descontado, el camino del Atlas se mantiene así como el supuesto objetivo de llegar al centro de la galaxia… Yo aún no he llegado, y no sabría decir si con el nuevo parche ocurre algo nuevo o no al llegar al centro. En cualquier caso, recomiendo tomárselo con calma y disfrutar de la exploración y del nuevo lore.

Atlas Rises también nos ofrece una nueva raza, con su diseño único en las naves y su parte en el lore. Pero quizás el elemento más importante que incorpora este parche son los portales. Ya existían en la versión original de No Man’s Sky, pero no tenían ninguna utilidad… hasta ahora. Al más puro estilo “Stargate”, cuando encontremos un portal ─y si conocemos la dirección del planeta─ podemos introducir una serie de glifos que nos permiten viajar a otro planeta en otro sector. ¿Queremos volver a otro planeta que ya visitamos porque tiene un recurso muy raro y valioso? Por fin podemos hacerlo.

Una de las cosas que más de menos se echan en un juego como No Man’s Sky es un sistema de misiones con sus recompensas, al más puro estilo Elite. En su versión original no teníamos mucho, salvo realizar ciertas acciones para los logros. Con el parche 1.3 esto cambia, y ahora, en las estaciones espaciales tenemos una sección que nos ofrece una lista de misiones que van desde eliminar un grupo de piratas, buscar una persona, catalogar las especies de un planeta, etc. Todas estas misiones tienen sus recompensas, y es un excelente añadido que alarga todavía más la vida de un juego ya de por sí largo.

Hay muchos más añadidos en este parche. Tenemos una especie de multijugador que nos permite encontrar “orbes” que representan otros jugadores (al más puro estilo Dark Souls) y podemos comunicarnos con ellos o seguirlos. También el HUD de la nave ha mejorado, así como la interfaz del usuario o al escanear animales. Disponemos de nuevas armas para la nave, y el combate espacial ha mejorado muchísimo. Se ha incluido una nueva función en la multiherramienta que permite añadir/quitar/alterar terrenos de los planetas (algo extremadamente útil). También hay nuevos lugares, como la torre de comunicación holográfica o las ruinas de una fragata espacial en un planeta, que impresionan bastante cuando se descubren. En general, todos los cambios que aporta el parche 1.3 hacen que No Man’s Sky casi parezca otro juego. Definitivamente cambia muchísimo respecto a la primera versión que salió a la venta.

En conclusión, los tres grandes parches de No Man’s Sky expanden y mejoran muchísimo el juego. Y realmente, la versión 1.3 pone la guinda en el pastel ofreciendo una experiencia muy completa, llena de opciones y muchas tareas para cumplir. Y todo ello sin perder ni un ápice del factor exploración espacial, y encima añadiendo más lore e historia al juego. La mayor parte de críticas hacia No Man’s Sky quedan arregladas con este parche, y en mi opinión ahora es muy buen momento para redescubrir esta obra, ya que vale mucho la pena. ¿Y el futuro? Según parece, Hello Games seguirá trabajando en su odisea galáctica, puliendo los fallos que pueda ocasionar la versión 1.3 e incorporando más novedades al conjunto. No Man’s Sky es un diamante en bruto que va mejorando cuánto más tiempo pasa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here