Siempre recordaré Half-Life 2 por un aspecto muy particular: fue el primer videojuego en el que vi cómo se podían aprovechar las físicas de los objetos para resolver puzles. A partir de ahí, seguí con sumo interés todos aquellos títulos que basaban sus mecánicas jugables en la utilización de la física, y consecuentemente ofrecían diferentes formas de resolver un enigma o un nivel. Human: Fall Flat, de No Brake Games, entra dentro de esta categoría, así que vamos a ver qué nos ofrece.

Como acabo de decir, los videojuegos que aprovechan las físicas en el propio aspecto lúdico me parecen muy entretenidos. La razón es bien sencilla: se aprovechan de las leyes físicas que todos conocemos. Con eso y un poco de ingenio podemos aplicar soluciones lógicas a determinados escenarios. Todos recordamos la clásica situación de tener que crear una rampa con un trampolín poniendo en un costado una serie de pesos para que no se caiga por un lado cuando pasamos por encima; o crear un elevador usando pesos, etc. Hemos llegado a un punto con las físicas realistas que en juegos como Minecraft podemos hasta crear una calculadora funcional.

En Human: Fall Flat controlamos un muñeco llamado Bob, que parece más bien un crash-dummy, estos muñecos que se usan en simulaciones de accidentes de coches para estudiarlos y mejorar las medidas de seguridad. Dicho muñeco lo podemos personalizar por defecto de mil formas diferentes: podemos vestirlo de policía, de Papá Noel, de obreros de la construcción, de caballero medieval, combinar varias piezas de ropa… Muchas de las personalizaciones son muy simpáticas, y además necesarias para distinguirnos de otros jugadores en el modo online.

El juego tiene dos modos principales: local y online, esta última opción de reciente incorporación. En el primero tendremos que ir superando una serie de niveles, encontrando la salida para lanzarnos, literalmente, al siguiente nivel. En estos niveles tenemos una serie de puzles, basados principalmente en las físicas, que podremos resolver de formas diferentes, aunque siempre siguiendo una cierta lógica secuencial. Más de una vez nos encontraremos que con suficiente ingenio podemos hacer uso de algún que otro atajo. Lo gracioso de todo esto es que Bob, nuestro muñeco, no es el personaje con mejores movimientos o andares del ocio electrónico. De hecho, es bastante patoso; claramente los desarrolladores han querido poner un toque de humor en este caso. Básicamente Bob puede saltar un poco, andar y, lo más importante: agarrar elementos con una mano o ambas, dependiendo donde estemos mirando con la cámara y las teclas que pulsemos. El agarre es la herramienta esencial en este juego y lo que nos va a permitir resolver los enigmas de cada nivel.

El agarre tiene diferentes funciones según el elemento manipulado. Por ejemplo, si agarramos un objeto, podemos llevarlo a otro lugar. Podemos arrastrar contenedores agarrados, aferrarnos a una pared, pulsar un botón, accionar palancas, empujar vagones… Todo gira en torno a esta acción y a las diferentes maneras de interactuar con los escenarios para poder salir del nivel de forma exitosa. Realmente es de lo más interesante el ingenio que podemos aplicar con solo unas pocas acciones.

En el modo local tenemos una serie de niveles que podemos jugar de forma lineal o ir a un menú con todas las fases y empezar donde queramos. Más tarde podemos continuar en la fase donde lo dejamos. Cada nivel va creciendo la dificultad, complicando la disposición de los elementos a interactuar en pos de hallar la salida. Human: Fall Flat posee muchos logros que nos invitan a probar diferentes cosas en cada fase, incluyendo el clásico speed-run sin fallar un solo nivel. Cabe mencionar que No Brake Games ha incluido la posibilidad de que puedan jugar en modo local dos usuarios a pantalla partida, como en los viejos tiempos. Y creedme: cooperar de esta manera es súper divertido.

Después tenemos el modo online, donde la idea básicamente es juntarnos con otros jugadores para, también de forma cooperativa, encontrar la salida. Ciertos puntos de estos niveles online solo se pueden avanzar si un jugador, por ejemplo, se mantiene encima de un interruptor para abrir una puerta y los otros jugadores pueden aprovechar para avanzar. Lo malo es que suele haber un cierto lag que provoca que el framerate del juego caiga bastante, si bien la experiencia es más que susceptible de llegar a puntos de diversión extremadamente demenciales.

Human: Fall Flat es un juego gráficamente minimalista. Los niveles tienen sus elementos reconocibles, pero sin demasiado detalle. El protagonista y sus diferentes personalizaciones son simpáticos, pero tampoco pretenden ser visualmente espectaculares; y al respecto de las animaciones del muñeco, como la patosa manera de andar o los agarres, pues, de raros que son, consiguen un efecto sumamente humorístico más que capaz de imponerse ante lo somero del arte. Por su parte, el framerate es muy fluido en su modo local, con algunas rascadas de latencia en el modo online. La música y efectos de también son muy minimalistas.

En conclusión, es uno de esos títulos que casi que se pueden ver más como experimentos al respecto de cómo jugar con las físicas de los objetos para resolver situaciones. Tiene una estética y unos personajes muy graciosos, y sin duda en más de una ocasión nos sacará alguna que otra sonrisa mientras exploramos y experimentamos en pos de encontrar la salida. A pesar de no tener demasiado contenido, la rejugabilidad es alta, y nos invita a probar, a intentar diferentes cosas. Recomiendo este Human: Fall Flat específicamente a todos aquellos videojugadores que disfruten con esta clase de propuestas, a los fans de los juegos de puzles que se lo pasen bien discurriendo durante horas.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.