Mario Kart 8 llega con difícil misión en mente: continuar una saga de éxito de una forma relativamente continuista, sin dejar de ser fácilmente reconocible y abordable por cualquiera, y a su vez aportando suficientes novedades como para resultar diferente y atractivo. Todo ello sin perder la esencia de lo que siempre fue. ¿Lo habrá conseguido?

Ante todo, Mario Kart 8 es frenético y divertido. Si algo tiene esta saga, que otros imitadores no son capaces de replicar, es su alto grado de entretenimiento. Todo parece estar diseñado para que, nada más tomar el control, empecemos a derrapar, tomar curvas cerradísimas y disfrutar del excelente diseño de pistas; que esta vez incluyen una novedad: zonas antigravedad en las que el vehículo circula boca abajo o por las paredes.

Mario_Kart_8_11

La familiaridad que se siente en esta primera toma de contacto pronto da paso al descubrimiento de dos nuevas mecánicas que afectan notablemente a la jugabilidad. La primera es que ya no se pueden acumular objetos, de forma que si quieres tomar algo de una caja sorpresa, antes tienes que utilizar lo que tengas. La segunda: normalmente un chocazo contra un compañero te frena, pero si se realiza en las zonas anti-gravitatorias, ambos obtenéis un pequeño turbo.

Estos dos grandes cambios hacen que cambien la mentalidad de los jugadores (sobre todo de aquellos experimentados en este tipo de carreras), suponiendo una agradable novedad. La selección de objetos utilizables y su uso y frecuencia también han sido optimizados, de forma que no se castigue tanto al jugador que va en primera posición, y por supuesto, alejándose mucho de aquella locura incontrolable y frenética que fue Mario Kart Wii.

Mario_Kart_8_12

Se ha mencionado mucho, pero volvemos a incidir en que la alta definición le sienta de maravilla a las coloridas sagas de Nintendo. Si además, como en este caso, se acompaña de una enorme calidad en el apartado artístico, cargado de detalles, en realidad no se echa en falta más potencia gráfica. En Mario Kart 8 se pueden apreciar hasta los bigotes de los personajes agitándose contra el viento, o las miradas que se cruzan los corredores entre sí al adelantarse.

Un buen añadido ha sido la aparición de “Mario Kart TV”, un servicio de repeticiones de las carreras en la que se generan vídeos personalizables que pueden ser visionados posteriormente o publicados en Miiverse e incluso Youtube. La integración de Mario Kart TV en el juego es un detalle a tener en cuenta, ya que en los circuitos veremos a las cámaras grabándonos e incluso visitaremos el satélite desde el que se emite del canal de televisión en la ya mítica carrera “Rainbow Road”.

En términos generales no hay nada reprochable. Todo parece estar refinado y pulido hasta quedar como un diamante jugable. Sin embargo, ciertos pequeños detalles ensombrecen levemente la grandiosidad del título. El más criticado de los problemas lo encontramos dentro del “Modo Batalla”, en el que ahora se corre por los mismos circuitos del juego, en lugar de por “arenas” dedicadas a ese fin. Si a eso le sumamos la ausencia de un mapa en pantalla con el que guiarse, la mayor parte del tiempo los usuarios están dando vueltas sin rumbo intentando encontrarse.

Por otra parte, la parrilla de jugadores participantes en esta ocasión resulta un poco decepcionante para los fans, ya que deja fuera a muchos personajes habituales de la saga, mientras que incluye a los siete koopalings (enemigos principales de cada mundo en Super Mario Bros 3) y a cinco versiones “baby” de los personajes principales. Por si fuera poco, se han sacado de la manga a una versión de oro rosa de Peach, ocupando un hueco que bien podría haber sido para Diddie Kong, Dry Bones o Birdo. Así, puede ocurrir que en una carrera participen a la vez Peach, Baby Peach y Pink Gold Peach. Un poco más y nos meten a Baby Pink Gold Peach. Un poco excesivo, ¿verdad? Aunque mejor, no les demos ideas…

Mario_Kart_8_8

Es una pena también que el modo de un jugador no ofrece ningún aliciente aparte de las carreras. No nos explicamos por qué no existen misiones (como en la versión de DS) o algún tipo de historia que alargue la vida del título. No tenemos ni una secuencia de inicio, ni siquiera los podios con las puntuaciones tan típicos de esta serie (en su lugar veremos un vídeo generado automáticamente con nuestros mejores momentos).

El modo online funciona tal y como era de esperar, sin retardos ni complicaciones, destacando el sistema de gestión y creación de torneos. Sin embargo, y volviendo con la crítica, se echa de menos un sistema de mensajería básico, al menos entre amigos. Para abrir un canal y que se unan tus conocidos es necesario utilizar algún medio de comunicación externo para invitarles a participar. El chat de voz está limitado a estas partidas entre amigos, y solamente en el Lobby, justo antes de empezar.

Mario_Kart_8_6

Comprendemos los motivos por los que Nintendo es tan restrictiva con su servicios en línea. En este caso, de haber un chat de voz durante las carreras creo que sólo se oirían insultos e improperios de unos jugadores a otros. Pero eso sí, ¿por qué no permiten que tengamos ese chat por voz al menos entre amigos, aunque estemos en una carrera global con desconocidos? Sería una solución que contentaría a muchos.

Como último inconveniente encontramos una gran ausencia de opciones y estadísticas. Echamos en falta un menú en el que aparezca algo tan básico como poder incluir un mapa en pantalla (y no sólo en el Tableto-mando) o controlar la frecuencia de aparición de objetos en las partidas entre amigos. También nos gustaría saber con qué corredores hemos jugado más y otras estadísticas, como nuestro porcentaje de victorias o incluso de aciertos al tirar objetos. Una gran ocasión desperdiciada.

Mario_Kart_8_10

 

Es posible que recibamos algunas mejoras a través de DLC, ya que se ha confirmado que hay algunos planes a respecto (aunque sea para traernos un coche de la marca Mercedes como parte de una maniobra publicitaria). Nintendo parece estar escuchando a sus usuarios mucho últimamente, por lo que no descartamos la posibilidad de que ofrezcan las tan añoradas arenas de batalla como contenido adicional, junto a los personajes que se han quedado fuera.

Nuestra valoración final sigue siendo muy positiva a pesar de todos estos pequeños detalles. Mario Kart 8 ofrece jugabilidad de la vieja escuela y competitividad sana y directa entre amigos, algo que lamentablemente se está perdiendo. Un título imprescindible que, si hubiera pulido ciertos detalles finales, hubiera sido una verdadera obra maestra.

Mario_Kart_8_4

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here